Skip to main content

Un cloud data warehouse garantiza beneficios significativos en términos de escalabilidad, rendimiento y gestión global de los datos. Escogerlo, por tanto, es cada vez más importante para las empresas y para las organizaciones: sin embargo, entender cuál implementar es una cuestión polifacética.

Hay múltiples factores que condicionan la elección de un cloud data warehouse, que se refieren a los servicios que ya se utilizan a diario, los datos que se incorporarán al data warehouse y qué tipo de oferta se ajusta mejor a las expectativas de la empresa.

El punto de partida: las necesidades empresariales

Lo primero que hay que considerar en la elección del sistema para el data warehouse es entender las necesidades específicas de la empresa.

Cada realidad tiene requisitos únicos en términos de volumen de datos, complejidad de las consultas, integración de los datos y con otras plataformas y presupuesto disponible. Realizar una valoración cuidadosa de estos factores es fundamental para identificar la solución más adecuada.

Por tanto, conviene plantearse una serie de preguntas, entre las cuales:

  • ¿Qué datos se usan con más frecuencia?
  • ¿Se requiere procesamiento en tiempo real?
  • ¿Cuál es la estimación del número máximo de consultas simultáneas?

Cloud data warehouse: escalabilidad y rendimiento

Una de las principales ventajas de los data warehouse basados en la nube es su capacidad de escalar de manera dinámica respondiendo a las necesidades empresariales.

Sin embargo, no todos los proveedores ofrecen el mismo nivel de escalabilidad y rendimiento.

Es importante valorar la capacidad de escalabilidad horizontal y vertical del cloud data warehouse, así como su capacidad de gestionar cargas de trabajo complejas y pesadas. Así como el tipo de arquitectura existente para gestionar la latencia de las consultas o la elaboración de muchas consultas simultáneas.

El caso de uso de la empresa es un punto de partida importante: la gestión de las consultas, la rapidez con la que se necesitan las respuestas y el tipo de datos que se procesarán, por ejemplo, son factores que diferencian un cloud data warehouse de otro.

En el capítulo del rendimiento también se deben tener en cuenta los formatos de datos compatibles con el cloud data warehouse. Lo ideal es valorar las soluciones compatibles con los formatos más usados dentro de la empresa durante su actividad cuotidiana. Mejor todavía si el cloud data warehouse es compatible con los datos semi-estructurados, para que las operaciones sean más eficientes. Muchas soluciones permiten hoy en día una conversión automática de los datos semi-estructurados en consultas.

Además, muchos vendedores de cloud data warehouse proponen servicios digitales que podrían ya estar en uso en la empresa, como los sistemas de Inteligencia empresarial. Integrar una solución del mismo vendedor, en otras palabras, implica una compatibilidad superior y un ecosistema de aplicaciones más cohesivo. Por otra parte, concentrar más aplicaciones de un único vendedor podría ser contraproducente: el riesgo es incurrir en el lock-in del vendedor. Son valoraciones que cada empresa debe realizar según su perfil y sus necesidades.

Cloud data warehouse: la integración quiere su parte

Otro aspecto crucial en la elección de un cloud data warehouse es su facilidad de uso y la integración con otras plataformas y herramientas empresariales. Significa verificar que los servicios ya usados en la empresa sean nativamente compatibles con la solución de cloud data warehouse, para poder seguir operando sin diferencias sustanciales. Así será posible seguir utilizando las mismas aplicaciones sin necesidad de añadir pasos intermedios.

Un interfaz de usuario intuitivo y herramientas de gestión de datos eficaces, pueden además simplificar notablemente el proceso de análisis y reporting.

Cloud data warehouse: cuidado con los costes y el modelo de precios

Por último, los costes asociados son un factor crucial que hay que tener en cuenta. Además del coste inicial de implementación, es importante valorar el modelo de precios del proveedor, que puede variar desde tarifas basadas en el uso efectivo de los datos (pay for use, por ejemplo, por cada terabyte usado) a modelos de suscripción mensual o anual.

Cualquier coste oculto o comisión adicionales también pueden influir mucho en la elección final. Muchos vendedores proponen funcionalidades adicionales con un recargo, pero el riesgo inicial es siempre solicitar más de lo que se necesita. Una solución enfocada, especialmente al principio, ayudará a la organización a aprovechar al máximo el sistema, por lo que sería deseable recibir apoyo, también pidiendo asesoramiento.

Elegir el cloud data warehouse correcto para su empresa es una decisión importante que puede tener un impacto significativo en las operaciones empresariales y en el rendimiento general. Con la correcta solución, las empresas pueden aprovechar al máximo el potencial de sus datos y obtener ventajas competitivas en un mercado cada vez más digital.

 

Auteur

Leave a Reply